¿Será este el nuevo material para la próxima generación de discos duros?

0
188
Imagen cortesía de: discosduros.org

La tecnología ha avanzado y cada vez se generan más y más datos, por lo que alguien gran desafío: encontrar sistemas que tengan gran capacidad para almacenar dichos datos. En palabras más simples, hacen falta discos duros más eficientes, más veloces y más densos, es decir la próxima generación de discos duros.

Pero hay un problema, dichas características necesitan materiales cuyas propiedades magnéticas sean fácil y rápidamente manipuladas para que puedan almacenar y tener acceso a los datos.

Perovskita fotovoltáica

Los científicos de la escuela politécnica Federal de Lausana, ubicada en Suiza, están desarrollando un nuevo material cuya materia prima es la perovskita, que es un mineral raro que se encuentra en la corteza terrestre, a este se le puede cambiar el orden magnético muy rápidamente y sin recalentarlo.

Éste sería un mineral de gran potencial para crear una nueva generación de discos duros que puedan de una manera confiable y más eficientemente, generar volúmenes de datos enormes.

¿Podrán convertirse los diamantes en los discos duros del futuro y tener la capacidad de almacenar información por toda la eternidad?

La perovskita fotovoltáica, está llamando muchísimo la atención de científicos especializados en esta materia, ya que puede llegar a ser una económica alternativa a los sistemas de servicios que actualmente se utilizan.

Esta síntesis de material ferro magnético y fotovoltaico, que se desarrolló en el laboratorio de Laszló Forró, tiene propiedades que son únicas y esto lo coloca al tope de la lista de los materiales que se pueden utilizar en la nueva generación digital.

Los datos se almacenan en un disco duro mediante el cambio de el magnetismo de la estructura del mismo.

Dicho magnetismo se genera mediante la interacción de los electrones, que yacen y se mueven en el material.

el resultado de esto es que el Estado magnético se queda impreso en el material y no se puede revertir, sin antes cambiar la estructura de los electrones químicamente o la estructura del cristal en el material.

En la escuela politécnica Federal de Lausana se encontró la manera de modificar de una manera fácil las propiedades magnéticas con este nuevo material que se descubrió; que es en esencia el primer foto conductor magnético.

Aunque aún se encuentra en estado experimental, este nuevo material va a servir como la base para desarrollar la nueva generación de dispositivos de almacenamiento digital “magneto-opticos” dijo Náfrádi.

Dejar respuesta